Gehl Institute lanza guía gratuita sobre cómo los alcaldes pueden mejorar la vida pública

Los espacios públicos cada vez son más valorados por quienes viven en ciudades. Su importancia radica en que son esenciales para que haya vida en los entornos urbanos y que determinan la calidad de vida de sus habitantes.

El valor de lo que en ellos ocurra es tan importante que conforma la vida pública de las ciudades. Este concepto, “vida pública”, es el objeto de investigación de Gehl Institute, establecido en 2015 en Nueva York por el estudio Gehl del reconocido arquitecto y diseñador urbano Jan Gehl, debido a que considera que debiera ser una prioridad para todos los alcaldes del mundo.

Los estudios que han realizado tienen como misión transformar la forma en que las ciudades se conforman haciendo de la vida pública un motor intencional de diseño, política y gobernanza.

Producto de esto acaba de lanzar la “Guía del Alcalde para la Vida Pública”, una publicación realizada con apoyo de Knight Foundation, que nace sobre la premisa que la vida pública es un derecho para todos.

En la guía la vida pública se define como aquellas interacciones que ocurren en espacios abiertos como las calles, los parques, las plazas e incluso entre los edificios.

En general, se trata de conexiones que protagonizan personas de todas las edades en entornos urbanos y que no necesariamente requieren de un diálogo. Por ejemplo, una persona que se sienta al lado de otra que no conoce, aún así está siendo parte de la vida pública de su ciudad.

Las características de la vida pública varían de un contexto a otro, no obstante, lo principal es que sea accesible, inclusiva, segura y vibrante.

Si bien la publicación está dirigida especialmente a los alcaldes y sus equipos de trabajo de ciudades de todo el mundo, no deja de ser un material muy útil para quienes están vinculados en la construcción y el desarrollo de urbes enfocadas en las personas debido a que comparte cinco estrategias sobre cómo fomentar la vida pública. Éstas son:

1. Medir: una metodología inicial para diseñar políticas públicas orientadas a mejorar la vida pública es contar los espacios públicos de la ciudad e identificar en cuáles las personas pasan más tiempo. Junto con esto se pueden establecer métricas centradas en las personas para reconocer su comportamiento en estos lugares.

2. Invitar: la participación de los grupos ciudadanos en el desarrollo de proyectos urbanos es más común cuando las iniciativas ya están definidas, según se propone en la guía. Por esto, se plantea que es necesario realizar un calendario de proyectos para que la población pueda involucrarse en etapas iniciales. Así, se haría de manera más eficaz e inclusiva.

Paralelamente, es recomendable que esto se replique en diferentes actores para la toma de decisiones.

3. Hacer: muchas veces cuando se habla de un nuevo proyecto es más fácil decirlo que hacerlo. Frente a esto, Gehl Institute hizo una selección de mecanismos para poner en marcha las iniciativas. ¿Cómo empezar? La publicación aconseja partir con intervenciones temporales que aprovechan lo existente y que apuntan a generar un cambio en el largo plazo.

4. Desarrollar: el inicio de un proyecto no quiere decir que tiene que terminar tal cual como se diseñó. Al contrario porque el desarrollo da la opción de ir evaluando por etapas a medida que se avanza. De hecho, los beneficios de esto es que deja un margen de experimentación para quienes están a cargo y de sensibilidad con el contexto.

5. Formalizar: un éxito en el desarrollo de proyectos urbanos, independiente de su envergadura, es realizarlos centrándose en las personas. Al respecto, Gehl Institute sostiene que este enfoque se debe institucionalizar e incorporar en los procesos de planificación debido a que ha demostrado ser un éxito y ha contribuido a tener ciudades más equitativas, habitables y vibrantes.

Junto con la presentación de cada una de estas estrategias hay un caso de estudio asociado de ciudades tan diversas entre sí como Copenhague, Denver y Lexington, Nueva York, Pittsburgh, San Francisco y St.Paul.

Por Constanza Martinez Gaete
http://www.plataformaurbana.cl/archive/author/cmartinezgaete/